martes, 15 de septiembre de 2015

Antes de Titú.

Hubo un momento en que Carlos no conocía muy bien al joven Titú. Había oído hablar de sus aventuras y del Mistigri, pero nunca se hubiera imaginado compartir algún día parte de sus peripecias.

Pero así fue. Titú vino, llamó a la puerta de su alma y ambos se embarcaron en un largo viaje que aún no ha terminado.

Esta imagen, ilustrada por Carlos, es uno de los primeros esbozos donde aparece Titú acompañado por su fiel perro Malako. Incluso creo que fue uno de los primeros dibujos realizados a tinta… un Titú antes del Titú, sentado en una calle olvidada, con el Malako esperando un algo improbable.

Después Titú cambió, transformándose tras miles de nuevas lineas hasta convertirse en el niño que conocemos.

En cuanto al Malako, parece ser que se ha vuelto cada vez más mordedor a lo largo de sus numerosas aventuras de papel.
Chris.