lunes, 8 de mayo de 2017

La palabra invisible.

No, un adiós nunca es definitivo. Si buscas en tu memoria, revives tus recuerdos como si nunca antes hubieran ocurrido.

Pero hay que atreverse en su búsqueda, saltar por encima de peligrosos precipicios, seguir un sinuoso sendero incierto, porque la memoria no se deja vencer tan fácilmente. Ella se parece a un árbol inmortal cuyas ramas pueden hablar al que sabe preguntar. 

Entre sus hojas están los libros de papel invisible cuyo suave tacto es un viaje hacia el infinito.