jueves, 19 de octubre de 2017

La caja sorpresa.

Titú ha encontrado una caja. Sí, una caja sorpresa. Se dice, más allá del horizonte de las páginas en blanco, que si deseas algo muy fuerte, al abrir la caja lo encontrarás.

Así que nuestro chavalín ha seguido las instrucciones al pie de la letra y una vez la caja abierta, se ha encontrado con cientos de piedras con forma de cara observándolo.

No cabe decir que el niño está muy enfadado, culpando a Carlos de no saber dibujar sus sueños.

Yo creo que la caja no era tan mágica como se decía, aunque las piedras lo siguen observando.


miércoles, 4 de octubre de 2017

Styx.

A Carlos le gusta dibujar, sí. Además puede dibujar en cualquier parte, de pie, sentado, delante del ordenador, en la mesa de dibujo… incluso lo he visto tomar apuntes tumbado en el sofa.

Estas fotos fueron tomadas durante el desarrollo de Styx, en el verano de 2016, por la tarde, justo después de la siesta, que es cuando el leve resplandor de los sueños agudiza el poder de la creatividad.

En cuanto al Styx, sigue fluyendo hasta el lejano horizonte.