miércoles, 8 de mayo de 2019

Oda al Gran Malako.

Me acuerdo de ti, animal de pelo raso y de cola cortita, de nuestros paseos juntos, descubriendo nuevos mundos que nos dejaban con las ganas de no volver nunca a casa.

Me acuerdo de las nubes, de la hierba, del olor de los bosques, del zumbido de las abejas y de la voz de la abuela llamándonos para volver a comer a casa.

Dormíamos la siesta juntos, soñando infinitas aventuras que volvíamos a vivir juntos una vez despiertos, buscando tesoros que sólo nosotros podíamos ver.

Te echo de menos, Malako, animal de pelo raso y de cola cortita.