lunes, 20 de enero de 2020

El zoo imaginario.

Me acuerdo que, igual que Titú, tenía mi propio zoo imaginario que podía visitar cuando quería, que era sobre todo cuando estaba un poco triste.

Allí había todo tipos de animales, y todos eran mis amigos.
Lo cierto es que hace años que no he ido a visitarlos, ni sé si aquel zoo aún estará abierto. Ha cambiado tantas cosas desde entonces.